Categoría: Otros miran

Manos a la obra

Variadas

Pares

Pequeñas resistencias

Arbóreas

Patricia Toledo: el acertijo del color, la palabra como pincelada

Patricia Toledo (Honduras, 1973)Patricia Toledo me sorprendió desde que vi las primeras imágenes de sus pinturas. Los años vividos van creando un cierto sentido, o tal vez son ardides y trucos que trato de enmascarar con la inteligencia. Lo cierto es que los años y las experiencias nos disparan una alarma interna cuando aparece algo que motiva nuestra atención, sobre todo cuando no se está buscando. Eso me sucedió con Patricia Toledo. Leer más…

¿Quién es Patricia Toledo?

Patricia Toledo (Honduras, 1973)Nació en Santa Rosa de Copán, Honduras, en 1973. Es artista plástica e instructora de talleres artístico-sociales. Egresó de la carrera de Artes Gráficas por la Escuela Nacional de Bellas Artes de su país en 1995. Desarrolló sus prácticas profesionales en el centro de internamiento de menores “Renaciendo”, ubicado en el valle de Támara, donde constató su interés en fusionar la labor artística con la docencia y el trabajo social. Leer más…

Patricia Toledo

Lilith, de Patricia Toledo (Honduras, 1973)

Lilith, de Patricia Toledo (Honduras, 1973)

Patricia Toledo pinta y escribe, dibuja y escribe, instruye a niños en los secretos del arte y busca en la vida esos colores a través de los cuales puede explicarse tanto el mundo que habita afuera como sus mundos interiores; esos que pueden descubrirse a través de sus cuadros y de las historias que escribe.

Singular resulta descubrir cómo recrea, a partir del desnudo femenino, del rescate de la tradición de sus raíces indígenas, o de la presencia mítica de esa animalia que cada ser humano lleva consigo,  una filosofía de vida dentro de la modernidad actual que apuesta por la libertad individual contra dogmas de signos distintos pero gobernados todos por la intolerancia; mundos revitalizados, recreados o inventados por el trazo de su pródiga creatividad.

“Siempre fui pintora y dibujante de manera inconsciente. Dibujar, pintar, crear personajes y recrear visiones era, y es, una acción tan orgánica como caminar, tan social como hablar. Como no tuve formación artística hasta la juventud, en la infancia el color era muchas veces un acertijo, un ir desmenuzando la luz en pequeñas porciones, descubriendo tonos en la sombra o la luminosidad de un objeto. Curioseaba y me maravillaba por lo que un rayo de sol podía hacerle al pavimento, a la hoja del árbol, a los ojos de mi hermana. El color era un juego de observar“, nos dice.

OtroLunes se siente prestigiado con su presencia en estas páginas y agradece a su sencillez y su humildad la posibilidad de traer arte, y del bueno, a este Dossier.