Categoría: Titulares

10 de abril de 1985

Cruce de peatones reúne el lado menos difundido del trabajo de Alejandra Costamagna, cuyo nombre más bien asociamos a las ficciones que ha venido publicando desde “En voz baja”, su bella novela de 1996. Y también podría ser ese el título de esta recopilación, pues aquí no hay gritoneos ni redobles de tambores: con sobriedad, gracia y un incontestable sentido del detalle, Costamagna ilumina convincentemente las vidas que narra, y esto vale incluso para cuando aborda episodios autobiográficos.
Las crónicas, entrevistas y perfiles que conforman este valioso libro demuestran que una de las mejores escritoras chilenas de las últimas décadas es también la autora de una admirable obra periodística.

Alejandro Zambra

 

Cruce de peatones, Alejandra CostamagnaHemos sincronizado los relojes con El diario de Cooperativa. Nos juntamos a las 7:55 a.m. en Plaza Ñuñoa, en las puertas del boliche donde, no hace mucho, probamos la malta con huevo y nos ha empezado a gustar la cerveza. Leer más…

Un barco ebrio bien cuerdo

El ebook y el libroSiempre es una fiesta recibir el nacimiento de una nueva editorial. Y lo es más en estos tiempos, donde la tontería disfrazada de cultura pulula con la fuerza de las malas yerbas en tierra fértil. Y todavía lo es más cuando se trata de un proyecto que vincula dos mundos que resultan contrapuestos para muchos: el del libro en su formato tradicional y el del libro adaptado a todas esas nuevas tecnologías que, día a día, aumentan y se complejizan. Leer más…

Patricia Toledo

Lilith, de Patricia Toledo (Honduras, 1973)

Lilith, de Patricia Toledo (Honduras, 1973)

Patricia Toledo pinta y escribe, dibuja y escribe, instruye a niños en los secretos del arte y busca en la vida esos colores a través de los cuales puede explicarse tanto el mundo que habita afuera como sus mundos interiores; esos que pueden descubrirse a través de sus cuadros y de las historias que escribe.

Singular resulta descubrir cómo recrea, a partir del desnudo femenino, del rescate de la tradición de sus raíces indígenas, o de la presencia mítica de esa animalia que cada ser humano lleva consigo,  una filosofía de vida dentro de la modernidad actual que apuesta por la libertad individual contra dogmas de signos distintos pero gobernados todos por la intolerancia; mundos revitalizados, recreados o inventados por el trazo de su pródiga creatividad.

“Siempre fui pintora y dibujante de manera inconsciente. Dibujar, pintar, crear personajes y recrear visiones era, y es, una acción tan orgánica como caminar, tan social como hablar. Como no tuve formación artística hasta la juventud, en la infancia el color era muchas veces un acertijo, un ir desmenuzando la luz en pequeñas porciones, descubriendo tonos en la sombra o la luminosidad de un objeto. Curioseaba y me maravillaba por lo que un rayo de sol podía hacerle al pavimento, a la hoja del árbol, a los ojos de mi hermana. El color era un juego de observar“, nos dice.

OtroLunes se siente prestigiado con su presencia en estas páginas y agradece a su sencillez y su humildad la posibilidad de traer arte, y del bueno, a este Dossier.

 

Soy de los que vuelven al lugar del crimen

David G. Panadero

Inicié Prótesis. Publicación consagrada al crimen como deberían iniciarse todas las empresas culturales: de forma inconsciente, animosa y temeraria. Sin saber qué podía pasar.

De hecho, en el año 2002, cuando apareció el primer número de la revista, no había en España ninguna otra publicación dedicada al género negro, y el género ni siquiera se encontraba en auge; era una moda retro olvidada. Por aquel entonces había varias revistas literarias dedicadas a la literatura popular (Solaris, Gigamesh o 2001 testimoniaban la pasión de los lectores por la ciencia-ficción), y pensé que era el momento de hacer algo por el género negro. Leer más…

Odette Alonso

Odette Alonso en OtroLunes
Odette Alonso, sin dudas, ha entrado ya en esa rara categoría de los autores imprescindibles. No puede hablarse de poesía cubana sin mencionar su amplia y reconocida obra poética; no puede hablarse de la narrativa cubana excluyendo sus aportaciones al cuento y la novela latinoamericana escrita por mujeres y, como si intentara estar a tono con la modernidad de los tiempos que corren, no puede hablarse de la blogósfera literaria cubana sin mencionar su blog Parque del Ajedrez.

Como detalle esencial de su obra literaria, el escritor Carlos Olivares Baró, señala que “ha construido un universo literario en el que el deseo protagoniza muchas de las aristas temáticas (…) Obsesionada con los arquetipos femeninos de la mitología grecorromana, hay en su escritura una gama episódica que recrea y traslada la sustancia argumental de la cosmogonía grecolatina al mundo de la mujer contemporánea”, aún cuando éste sea solamente uno de los matices que esta escritora ha ido desgranando como parte de su aporte a las letras cubanas desde que en 1986 publicara su primer libro, ganador del entonces prestigioso Premio 13 de Marzo.

El exilio en México, país en el que decidió asentarse en 1992, vino a enriquecer el colorido, la sonoridad y su madurez creativa, así como a otorgar pleno reconocimiento a un cuerpo literario muy personal. México sería su consagración, su despegue, su punto de salto hacia una merecida presencia en ese amplio listado de nombres que han hecho verdaderas contribuciones a la actual literatura latinoamericana.

OtroLunes cuenta, además, a Odette Alonso, entre los amigos que apoyaron este proyecto desde los mismos inicios y aunque su nombre es para nosotros tan familiar que nos parece de la casa, le agradecemos que nos haya permitido honrarla (y honrarnos así) con este Dossier.

La última novela de José Luis Muñoz

Patpong Road, José Luis MuñozOriente no tiene una explicación racional, no se entiende a primera vista, entra por los sentidos y sale, a la misma velocidad, por la razón, pero fascina. A mí. Ocurre como con las mujeres, no se puede razonar porque te enamoras de ellas. Es su olor, la amalgama de ruidos, la terrible humedad, la estática belleza de sus muchachas, el caos de sus ciudades, su música electrizante. Leer más…

La sangre del Tequila (VII)

Me sentía abrumado, como la heroína de una novela de amor. En la misma medida en que dudaba, me retractaba, reanalizaba, tomaba una decisión a las 10 de la mañana y la decisión contraria 15 minutos después, y de nuevo la anterior tres minutos más tarde.  Comprendía que estaba clavando más y más mis piernas en la Nada. Perdí el gusto por algo que para bien y a veces para mal me había identificado siempre y que a la par tantos percances me había traído: mirar a las mujeres, observarlas, escrutarlas, imaginarme partícipe de sus células, olfatearles desde lejos sus interiores. Eso digo: solo paladearlas con la vista; hasta esa manía, antes incontinente, había perdido yo entonces, no hablemos ya del intento de acercarme a otra mujer, de intentar tenerla. Leer más…

El silencio es tu navaja cuando escribís

Patricia Suárez, escritora argentina

Lo que más me asombró cuando leí el primer cuento de la argentina Patricia Suárez es su especialísimo sentido del humor, siempre presente, por cierto, en todos nuestros intercambios de mensajes, desde un lejano día en que le propuse tener una columna personal en esta revista. Y ahora, luego de conocerla un poco más, me atrevo a asegurar que su vida es tan especial como especial es ese desenfado que cualquiera puede encontrar si escribe su nombre en la barra de búsqueda de fotos del google; o como especial es su blog Discreto encanto donde he encontrado verdaderas rarezas literarias que ella busca por todos estos mundos posibles que hoy habitamos; o como especial es el hecho de que tenga el rarísimo mérito de ser la primera escritora latinoamericana con novelas escritas para teléfonos celulares cuando la compañía Movistar lanzó dos novelas suyas por SMS en el 2005 y el 2006. Leer más…