Diez años y un pequeño homenaje

(David G. Panadero, Prótesis y el género negro

Los Editores

David G. Panadero en OtroLunesCreo que fue un día de julio. Tal vez corría el año 2002  o 2003, no puedo ahora precisar. Pero recuerdo que Justo Vasco, en la Semana Negra de Gijón, sentados en la terraza del Hotel Don Manuel, cuando le pregunté: “¿quién es ese blanco grande de voz gorda?”, me dijo: “Panadero, un gran tío”. Y le creí porque Justo Vasco era uno de esos pocos hombres que no miente y mucho menos prodigaba elogios a nadie si no estaba convencido de que la persona lo merecía. Tiempo después, allí mismo, en Semana Negra o en otros encuentros fortuitos en Madrid (por ejemplo, un día escuché su vozarrón en La Gran Vía y cruzamos un saludo afectuoso y breve pues yo andaba muy apurado), pude comprobar que además de ser un tipo “encopetao”, como decimos los cubanos para llamar a la gente que se merece nuestro respeto, David. G Panadero era uno de esos locos que se había empeñado en que en España se respetara más al género negro.

De la fecha hasta hoy mucho ha hecho Panadero en estas lides, y conozco a unos cuantos escritores (españoles y latinoamericanos, básicamente) que consideran que el repunte fuerte de reconocimiento de la novela negra en España le debe mucho a sus esfuerzos a través de la revista Prótesis y a su propio desempeño personal como promotor de ese género y de otras modalidades (el cómic, la literatura fantástica, la de terror, etc.) que durante mucho tiempo fueron consideradas subgéneros a pesar de que a nivel creativo había una amplísima cantera donde encontrar buenas obras dentro del país y de la lengua española.

Por eso cuando el escritor Lorenzo Rodríguez Garrido, una de las manos derechas de OtroLunes, me dijo: “Prótesis cumple 10 años”, comenté con el resto del equipo la idea de dedicar algún espacio a esta revista y a Panadero como su gestor, pero a escondidas, para darle la sorpresa, y dejamos la gestión de todo a Lorenzo, que decidió hacerse acompañar por el también escritor Rubén Sánchez Trigos en la búsqueda de materiales, fotos y opiniones. A ellos especialmente, y a la complicidad de Paloma, hermana de Panadero, queremos agradecerles la posibilidad de rendir a David G. Panadero y a Prótesis este pequeñísimo homenaje. Y ya que Panadero es un hombre que siempre anda riendo, fastidiando a los demás con sus bromas, ganándose el afecto y respeto de muchos con su sencillez y honestidad, esperamos que también estas páginas las considere como un reconocimiento por su trabajo intelectual y, ¿por qué no? como una broma cómplice que le hemos preparado a escondidas sus amigos.

Amir Valle
Director General

 ******

 

Amigos y colegas opinan