El hombre tranquilo

Jesús Egido

 

Prótesis, que nada tiene que ver con la cadera del Rey, sino con la revista y web de literatura policíaca, cumple diez años. Su padre, que también hace de madre y del resto de la familia, es David G. Panadero. Y lo está celebrando por todo lo alto, porque David mide mucho, como el primo de Zumosol. Es un hombre grande en todos los sentidos, por eso lleva una G con punto antes del apellido Panadero y conmemora este décimo aniversario rodeado de amigos, que es lo menor que se puede hacer.

No recuerdo cuándo le conocí, pero seguro que tuvo que ver con la publicación en Rey Lear de las novelas de Plinio, el jefe de la Guardia Municipal de Tomelloso. Enseguida me fijé en él por su tamaño y por su aspecto de hombre tranquilo, dueño de una voz profunda de locutor de Radio Logroño y  sonrisa de hombre prudente que parece interrogarte.

David pudo ponerle a su revista, que produce desde Madrid, cualquier nombre de novela de Juan Madrid, pero es tan generoso que cedió terreno y tomó prestado un libro de Andreu Martín. Porque a David la rivalidad territorial le tiene sin cuidado, lo único que le preocupa es seguir tranquilo, con los amigos, vestido con camisetas como una verde de aspecto tan increíble como el Hulk que lleva pintado en tinta blanca. (Ahora me doy cuenta de que a David ni siquiera los trajes de chaqueta le quitan ese aspecto de Gigante Verde…)

Y poquito a poquito, humildemente, sin presumir, como si pidiera perdón para no molestar a nadie, ha logrado que Prótesis sea un referente en la novela negra española, y además ha publicado  una novela que acabará algún día en el catálogo de Rey Lear o Reino de Cordelia, y un libro de ensayos sobre el cine de terror… Él llegó a la novela de crímenes y detectives desde el terror, donde nunca logró asustar a nadie, porque los hombres  buenos y tranquilos jamás dan miedo.

Desde hace unos años comparto con él una plaza de jurado en el Premio Francisco García Pavón de Narrativa Policíaca y siempre se muestra justo y prudente. Gracias a él hemos logrado encontrar y publicar algunas novelas maravillosas, tan buenas y tan grandes como David, a quien hay que felicitar por el cumpleaños de su revista.