"La energía femenina siempre ha sido y será mi liberación
y mi camino hacia la sabiduría"

 

Entrevista a la escritora cubana Alina Galliano

Por Elena M. Martínez

Alina Galliano junto a la también escritora cubana Odette Alonso Yodú“Alina Galliano trabaja en el poemario Los días que ahora tengo, de próxima aparición, libro  afín con una atemporalidad que la autora propone en su obra. Los días que ahora tengo es una escritura de amor y erotismo que se sostiene en un presente de signo infinito. La propuesta sobre amor y erotismo comparte la asociación que hace Octavio Paz en La llama doble: amor y erotismo, donde explora la conexión íntima entre sexo, erotismo y amor, desde la memoria histórica hasta la vida cotidiana más inmediata, y analiza cómo el amor no es búsqueda de la idea o la esencia; tampoco es un camino hacia un estado más allá de la idea y la no-idea; del bien y del mal, el ser o el no ser. Paz subraya que el amor no busca nada más allá de sí mismo, ningún bien, ningún premio, y tampoco persigue una finalidad que lo trascienda. Es indiferente a toda trascendencia: principia y acaba en el mismo. Es una atracción por un alma y un cuerpo; no una idea; una persona. Esa persona es única y está dotada de libertad; para poseerla, el amante tiene que ganar su voluntad. Posesión y entrega son actos recíprocos. (Paz, 210) Por erotismo se entiende el arte de amar; expresión cultural de las fantasías del deseo. Mientras el acto sexual es la satisfacción natural del instinto, como advierte Paz, el erotismo tiene que ver con rituales de la imaginación”.

Así escribe la profesora Elena M. Martínez en el ensayo “Razón y pasión de ser: La poesía de Alina Galliano”, que publicamos en este mismo número, en la sección Este Lunes. Le agradecemos también esta entrevista, que realizó en exclusiva para OtroLunes.

 

Háblanos de  tu trayectoria poética. Y en especial del desarrollo del tema lésbico en tu literatura.

La  trayectoria poética reside  en mi obra de modo atemporal, es un estado de  vida  y consciencia que continuamente es experimentada al máximo. Es una partitura que jamás se termina de escribir pues es parte de la realidad donde respiro y me transformo. Hablo en mi poesía de todo aquello que es intrínseco en mi esencia, por  tanto el tema de la mujer es imprescindible. La energía femenina siempre ha sido y será mi liberación y mi camino hacia la sabiduría donde cuerpo y espíritu son una sola ruta en la experiencia de la divinidad y la creatividad.

 

La Editorial Betania de Madrid acaba de publicar la antología Indómitas al sol: cinco poetas cubanas de Nueva York que te incluye junto a Magali Alabau, Iraida Iturralde, Lourdes Gil y Maya Islas. Háblanos de esa antología que se publicó hace 20 años y la nueva edición que recoge a las mismas poetas ¿Qué poemas tuyos se incluyen en esa antología y cómo ves tú poetizar en el ámbito de la producción de las escritoras cubanas en EEUU?

Con la editorial  Betania me une una trayectoria desde su fundación, ya que la mayoría de mis libros han sido publicados con ella a excepción de La geometría de lo incandescente. La primera de estas dos antologías ocurre porque las poetas que las componen han sido parte de mi vida y mi hacer literario y pensamos,  en primera instancia, presentar un trabajo juntas por aquel entonces;la segunda  fue idea de la Dra. Mabel Cuesta, quien con su energía y dinamismo quiso, a modo de homenaje, reproducir una segunda antología con todas nosotras  de nuevo. Los poemas  que escogí para esta antología quise que dieran una panorámica aun cuando breve de los posibles textos que se materializan en este libro Los días que ahora tengo, libro en el que aún estoy trabajando.

 

En alguna de tu poesía se destacan los temas de la memoria cultural y las mitologías africanas.

El libro En el vientre del trópico, es quizás la única estructura poética en la que por primera y última vez exploro el tema de mis orígenes cubanos y la diáspora como tal, desde el contexto de una Isla, cuya realidad mágica tiene base profunda en las religiones africanas que llegaron a Cuba durante el periodo colonial. Allí, lo divino, se conjuga desde una geografía mental y trascendente que sumerge la Isla en un secreto ritmo donde todo tiene un lenguaje dinámico  en lo interno y externo de ideología y  vida. Para mí, fue un descubrimiento la riqueza de dicha cultura  y, a partir de  ese libro, la visión de mis realidades y caminos  me otorgaron la capacidad de entender otras maneras de vida y pensamiento, otros movimientos, que para el ojo y el corazón,  eran, hasta entonces, desconocidos.

 

Hablando de mitologías africanas, cómo surge En el vientre del trópico, todo una  revelación de la cultura afro-cubana y sus tradiciones.

En el  vientre del trópico nace en mi cabeza en la misma medida que nacen los otros poemarios. Yo sueño el poemario como un pentagrama  en el cual comienzan a aparecer notas musicales y luego, entre las notas, las imágenes. Y a través de las imágenes, las palabras. Este fue un libro  cuyo contenido no era de mi conocimiento cuando fue escrito, por tanto tuve que buscar a personas duchas en la materia que me pudiesen decir si lo que yo había escrito  en ese libro era o no correcto dentro de los cánones de la ideología religiosa de los pueblos africanos y en particular de la nación  Yoruba. Para mi sorpresa, el libro no contenía errores  en esos aspectos del conocimiento de dicha cultura, lo que me llevó a entender que existe una memoria, que algunos llaman Akásica, desde donde el ser puede sacar el conocimiento propio y colectivo de la humanidad y sus comienzos. A partir de ese libro la energía de Ocha es una  energía que diversifica mi vida y la llena de experiencias y enseñanzas.

 

La geometría de lo incandescente ganó el Premio Letras de Oro de la Universidad de Miami. ¿Qué representa este libro y las circunstancias de este  premio?

La geometría es una libro de gran composición musical, libro que nace  desde la explicación  antes dada dentro de mi creatividad al comenzar un libro y fue también un salto dentro de la perspectiva, pues constituye un modo de verbo donde todo amor se puede conjugar y sentir dentro del pecho sin fragmentaciones, así pues,  puedes sostener dicho libro dentro de ti como  una larga carta de amor  a un ser humano o la divinidad en toda sus tesituras y vertientes, porque el amor es una energía que todo lo permea y sostiene.

 

El tema amoroso es importante—aunque has dicho que no escribes sobre el amor sino en amor de poesía.

La poesía, para mí, es un gesto creativo  de amor integral, por cuanto puedo hablar desde ella en amoroso tacto y mixtura, ya sea al escribir sobre la mitología de una nación o sobre el amor que, generoso, siempre me encuentra en cuerpo y alma a presente  y sin condiciones para poder continuar transformándome en un mejor ser humano sobre este planeta.

 

¿Cuál consideras tu libro más logrado y por qué y cuál es tu libro más querido?

Un libro, se logra de por sí, cuando  la idea o visión se materializa sobre el papel, porque resulta un logro poder  escuchar el lenguaje que se mueve en todo cuanto es vivo y que por vivo no reclama pensar y sentir las probabilidades y posibilidades que  tejen y nos destejen la consciencia. Todos mi libros son queridos por mí, pues cada uno  de ellos me enseñó y enseña una manera distinta de percibir lo que me rodea constantemente. Si alguno es más logrado que otro depende  de quien lo lea, no de mi persona, ya que un poemario, una vez escrito, deja de ser tuyo, pues va a la búsqueda de los otros, de aquellos que van a experimentarlo y hacerlo propio, en los sentires y decires que solo los lectores pueden fabricar con dichos libros. Todos mis libros  saben  sorprenderme de modo inusitado, ya que la poesía  es para mi  verdad y llave de conocimiento. Mi amor por la poesía es en verdad razón y pasión de y  en mi existencia.

 

¿Cuáles son tus autoras y autores preferidos y por quién(es) sientes una afinidad literaria mayor?

Yo amo la poesía de todos los tiempos y en todos sus tiempos. Autores que amo, muchos, entre ellos los de la generación del 1927, la poesía persa, hebrea, egipcia, mexicana, la poesía  de la India, la anglosajona, la griega, la celta, en fin, la poesía … la poesía.

 

Tus libros Detrás de la Mirada: monólogos frente al espejo: Anne Sexton; Entre el párpado y la mejilla y La orilla del asombro privilegian las experiencias de mujeres o están dedicados a escritoras. La orilla del asombro lleva unas líneas de Sor Juana Inés y se lo dedicas a Julia de Burgos. ¿Puedes hablar de las figuras femeninas que han marcado tu escritura y la tradición femenina literaria?

Esos libros están recogidos dentro de una antología publicada por Betania en el año 1989 y allí decidí reunir nueve poemarios que hablan de diversos  temas en los cuales la mujer es punto de encuentro, de partida, de interminable movimiento, mujeres que considero magníficas y que me han motivado por la creatividad y visión de su mundo y lo que las ha conmovido a través de la historia. Las mujeres en mi vida siempre se han constituido como un centro de belleza y sabiduría, ellas alimentan mi espíritu, mi cuerpo, me hablan desde la raíz más atemporal y profunda de la vida y por tanto me transforman y cincelan sin descanso.

 

Creo que lees mucha narrativa lesbiana ¿Hay escritoras lesbianas que te interesen particularmente?

Leo muchísima narrativa lésbica, me interesa ver el proceso que allí existe desde el contexto de sus escritoras con  relación a la sociedad  en que se desenvuelven, me interesa el mundo lésbico en todas su vertientes puesto que es también un mundo dentro de mí  y, como lesbiana, yo siempre trato de saber el pulso donde se moviliza el pensamiento lésbico en cualquier lugar de este planeta.

 

En entrevistas has apuntado que te consideras barroca, es decir que sientes una afinidad especial por la estética del barroco.

La creatividad, aún en su estructura más simple, es un acto barroco, un acto donde el ser frente a otros se descubre, entregando de golpe, todas  sus señas, sus nombres, sus espejos, sus coordinadas. Por consiguiente desde mi escribanía soy un ser totalmente barroco.

 

Siempre me ha llamado la atención el tema de las Islas, tan presente en alguna de tu poesía—la isla—que en En el Vientre del trópico entendemos es la isla de Cuba pero que no se menciona….y luego La orilla del asombro, dedicado a Julia de Burgos. Asimismo en otros poemarios aflora la isla de Manhattan. En Los días que ahora tengo—libro de marcada sensualidad y erotismo—el espacio de Manhattan es fundamental y está a tono con el tema de la libertad del amor.

En este momento de mi re-encarnación, nazco en una Isla, Cuba, ahí reside un fractal inevitable dentro de mi existencia pues hoy vivo en otra Isla irreverente, Manhattan, llena de efervescencia, alucinante en sus constantes transformaciones, una isla que me hace suya y me reconoce dentro de sí, luego entonces para mi desarrollo  y búsqueda el fractal Isla es vital  e incuestionable. Bueno, estos, son en verdad, los días que ahora tengo, es el presente donde se desenvuelve mi vivir, es mi persona  y lo que me rodea  en todas su conexiones y contextos .Yo vivo con mayúsculas esto de ser Alina Galliano, esto de estar presente en espacio atemporal donde todas las profecías de los grandes maestros terminan,                                                                                                                                                                                                    para que los seres humanos establezcan un camino no antes experimentado, un momento donde las galaxias y nuestro planeta se alinean de un modo espectacular, replanteando nuevos modos  de pensar, de crear, de encontrarnos, de poder transitar otros paradigmas sobre la faz de la tierra.

 

La música es un elemento importante en Los días que ahora tengo. La música como inspiración poética.

Música y poesía son un solo cuerpo dentro del contexto creativo para mi persona, la palabra es la matemática, la escala musical de las esferas pues todo tiene una percusión como lenguaje interno que se filtra a través de los universos  hasta hacer que el planeta vibre y repita esa canción interminable de lo que crea sin parar.

 

En entrevista con Aimée Bolaños has hablado de los péndulos de tu aprendizaje, al referirte a las transformaciones vivenciales y al carácter de la experiencia humana siempre en tránsito.

Como seres humanos siempre, pero siempre, estamos transformándonos, cada experiencia en nuestras vidas es un momento único e  irrepetible que nos  transmuta la perspectiva en la cual nos movemos y crecemos como espíritu y materia por cuanto de  ahí deriva el concepto de péndulo del que me preguntas.

 

Tu poemario-The Days of Sunflower está en inglés pero todos los demás en español. Háblanos de la selección de idioma y el trabajo arduo con el idioma español que hace que tu obra sea rica y plena de significados.

Ese libro nació como tal, en un idioma, que para mí es muy natural, pues crecí y me eduqué en  Estados Unidos, yo sueño en inglés, si me cabreo, como dicen los españoles, respondo como un reflejo  en el idioma inglés y  por eso me di cuenta muy temprano que si no estudiaba de modo continuo y escribía en español, yo perdería mi lengua materna y al perderla me quedaría sin toda esa riqueza y maravilla  que contiene dentro de sí, ahí fue cuando decidí escribir solamente en español, para no perder mis raíces.

 

Para concluir, háblanos de tus proyectos de poesía en este momento y de tu labor con un grupo de poetas en la red—Magapalabras.

Espero terminar este libro de Los días que ahora tengo, y trabajar en  el proyecto de sus imágenes  con Gladys Triana, escultora, pintora y fotógrafa cuya obra es de una fuerza y estilo llenos de  belleza; espero publicarlo y  comenzar otros libros  que ya siento moverse dentro de mí. También espero  continuar trasmitiendo a través de Magapalabras TV Blog  a  poetas y poesía que hagan a otros pensar y transformarse, pues la poesía es vehículo de transformación a niveles impensables y es necesario que esa energía  se mueva por todo el planeta.

Ciudad de Nueva York, 2012.